Vive con pasión

Si hiciéramos las cosas cómo si fuera la última vez,
si riéramos hasta que nuestras mandíbulas no dieran más de sí,
si quisiéramos hasta que nuestro amor desbordara por la pared,
si lucháramos hasta desgastar nuestras manos en la batalla.
Si no dudáramos que la pasión es el ingrediente con el completar la receta de la vida,
si no pensáramos que la rutina es un impedimento para ponerla en práctica.

Sino que es nuestra oportunidad menos valorada para demostrar que, aunque tengamos tantos días aparentemente iguales (pero directamente únicos), la fuerza que ejerzamos en cada punto determinará ese equilibrio final e imparable.

Si nos centráramos en potenciar cada una de nuestras cualidades, en reforzar nuestras debilidades, en asumir nuestras verdades y atender sus señales, la pasión brotaría impoluta y con más brillo que nunca para deslumbrar a su paso.

Porque si no creyéramos que no es posible … no estaríamos leyendo este párrafo.

Gracias por leer. 

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.