Sonríe por lo que sucedió

7 de la mañana y suena el despertador.

Aún con el sabor de aquel día entre flores, con el aroma de aquel Domingo soleado, con el tacto de ese café helado, con el sonido de tus manos.
Con la visión de aquella canción.

Mis días libres son efímeros y felices. Relajados, espontáneos. Una mezcla sensorial entre planes, risas y hallazgos.
O al menos eso es lo que retengo
y el mayor de todos los recuerdos.

Los Lunes me despierto y no lo niego, muchas veces remoloneo, pero la sensación de apreciación por la suerte que he tenido, supera cualquier sentimiento negativo.

Recuerdo con cariño y agradecimiento los momentos que he vivido y aunque suene ñoño o “de niños”, recuerdo que la vida me ha regalado una nueva partida en el juego. Un nuevo tiro de dado para hacer y deshacer según mi criterio.
Para equivocarme y levantarme, para aprender, para arriesgarme y perder. Para ganar a veces también. Para añadir confianza a mis actos, para sonreír a mis oportunidades, para luchar por mis prioridades. Para avanzar de casilla en casilla, descubriendo verdades, rechazando mentiras.

Sonríe por lo que sucedió y alarga esa sensación para arrancar con fuerza tu semana, empiece cuando empiece.

Tú fijas el inicio, tú pones las ganas.

¡A por vuestra semana campeones/as!

Gracias por leer ❤️

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

4 comments

  1. Me ha gustado mucho esta entrada cargada de positivismo, pero permíteme darte un consejo, truca esos dados que tiras para que siempre salga la jugada que tú quieres.

    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *