Organización en la cocina

¿Qué tal te organizas en la cocina?

¿Eres de los que pone todo patas arriba para hacer un huevo frito?

¿Tardas medio día para hacer unos simples macarrones?

Quizás lo que te haga falta sea un poquito de organización, por eso hoy te quiero contar, cómo ya avancé en mi último post de Domingos de Cocina, algunos de mis truquitos para ser más productivos en los fogones:

LIMPIEZA

Para mí este punto es el MÁS importante a la hora de cocinar, sobre todo cuando empiezas a partir verdura y a retirar pieles, partes que no se utilizan…etc. Mi truco top para no desperdigar todo esto por la cocina y perder más tiempo del necesario en recoger, es tener siempre SIEMPRE un recipiente donde ir depositando estos desperdicios. Para mí estar agachándome cada dos por tres a tirarlo al cubo de basura me parece un follón, me da muuuucha pereza, por lo que suelo utilizar algún envase de la propia fruta o verdura o algún bol grande y cuando termino, lo tiro todo.

organizacionenlacocina_nictecillareflexexiona

Además es básico tener una balleta, un trapo y papel de cocina mientras cocinamos y el delantal sino queremos salir llenos de “lamparones”, cómo dirían en mi tierra. Con el papel de cocina limpio las zonas mojadas de las tablas y la encimera, con la balleta humedezco la zona y con el trapo seco la humedad de la balleta.

Limpiar con papel, humedecer con la balleta y secar con el trapo. 

Igual con los cuchillos que utilicemos varias veces para los mismos alimentos. Los limpio con papel, los humedezco con la balleta y los seco con el trapo.

Por cierto, no es higiénico utilizar el mismo cuchillo para cortar carne, pescado, verdura, fruta … es algo aparentemente lógico pero quizás algunas personas no lo sepan 🙂 . Tampoco lo es utilizar la misma tabla para cortar todos estos ingredientes. Por eso yo utilizo desde hace mucho tiempo un set de tablas  que me van muy bien y que aparte de ser bien monas y prácticas, evitan este problema.

organizacionenlacocina_nictecillareflexexiona

GESTIÓN DEL TIEMPO

 Antes de empezar a cocinar y, a no ser que seas un cocinero experimentado o se te de bien improvisar, es importante que tengas más o menos claras la/s receta/s que vas a hacer. Yo suelo apuntármelas y pensar por donde voy a empezar, cual me llevará más tiempo, cuál menos…y si podré compaginar algunos pasos de ambas. También suelo preparar todos los ingredientes a la vista para no estar abriendo y cerrando nevera (a no ser que sea algo que necesite mucho frío).

Si voy a cocinar varias recetas, suelo empezar por los sofritos, guisos, horneados o salsas, aquellos platos a los que tengo que prestar una atención inicial y luego los puedo dejar cocinar o reducir a fuego medio-lento, sin necesidad de removerlos constantemente.

Si voy a utilizar el horno, suelo ponerlo a pre-calentar desde el primer momento y aprovechar para meter cuanto antes lo que vaya a cocinar, para que se vaya haciendo mientras hago otras cosas.

Guisos, sofritos, salsas y horneados: lo primero. 

Mientras estos platos se hacen suelo avanzar para otros, partiendo y limpiando verdura, carne, pescado…etc o  poniendo agua a calentar si voy a hacer alguna pasta, cereal o arroz. Mientras voy lavando y partiendo, pelando algún ajito o preparando laurel o alguna especia que vaya a echar al agua, voy poniendo el agua con sal a hervir.  Cuando el agua está hirviendo y los cereales/arroz/pasta cocinándose, aprovecho para hacer algún salteado con verdura, hacer carne o pescado a la plancha … etc.

Una vez que hiervo los cereales, pastas o arroz según las indicaciones de cada uno de ellos, suelo utilizarlos para acompañar el pescado o la carne junto con el salteado de verdura. En el caso de pastas o arroz podemos saltearlo todo junto (pasta/arroz, carne/taquitos de jamón/taquitos de pavo/frutos secos, verdura) en la propia sarten donde previamente salteamos la verdura.

Mientras hierves algún cereal/pasta/arroz , puedes hacer alguna carne o pescado y saltear verduras. 

RECETAS AHORRADORAS

 Son aquellas recetas en las que sólo utilizas un utensilio (olla, sartén, recipiente) para cocinarlas. Por ejemplo:

  1. Pon en una sarten un chorretón de aceite y sofríe una cebollita y verdura pequeñita a fuego fuerte, removiendo cuando empiece a agarrar.
  2. Añade quinoa, arroz, mijo, amaranto o cualquier cereal que necesite cocción y te guste. Saltéalo junto a la verdura sin que llegue a agarrar.
  3. Añade las especias que te gusten: yo suelo añadir mucho curry, ¡me encanta! pero podéis añadir especias italianas, tomillo, romero, clavos de olor (¡¡sin pasaros!!!) ras al hanout, especias orientales … ¡lo que os guste!
  4. Añade dos medidas de de caldo de pollo/verduras  y una medida de vaso de agua (leche de coco si echas curry o alguna especia oriental), hasta que hierva. Salpimenta el agua.
  5. Deja hervir todo a fuego medio-lento. Si algún cereal requiere más líquido, añade otra medida agua caliente para no romper la cocción.
  6. Cuando el cereal esté casi hecho, corrige de sal y pimienta, retira del fuego y tapa la sartén, para que termine de cocerse.

¡¡Y hasta aquí mis trucos de organización de hoy!!

¿Y vosotros? ¿Utilizáis algunos de ellos? ¿Os gusta esta sección? ¿Os parece útil? ¿Qué os gustaría ver por aquí?

Un besazo,

Sofía.

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *