Objetivo: correr para disfrutar

Y tú, ¿disfrutas del running?

Yo pensaba que sí, pero hace un año me di cuenta que estaba dejando de hacerlo.

Os cuento mi historia:

Empecé a correr animada por mi chico en mi época Universitaria (2005-2009), por moverme un poquito y desconectar en exámenes. Los inicios fueron duros, muy duros. Correr más de 5 minutos seguidos sin que me doliera todo el cuerpo, me faltara la respiración y me pusiera roja como un tomate, era un auténtico logro.

correrparadisfrutar_nictecillareflexionaMe fui de Erasmus a Italia (2009/10) y allí continué intentando correr, pero recuerdo que no aguantaba más de 20-30 minutos seguidos. Aún así allí empecé a disfrutarlo. Cuando sufres, cuesta jejeje. Empecé a dejar los dolores y los ahogos a un lado y comencé a ganar más resistencia. Empecé a descubrir sitios y parques que, si no llega a ser por el running, no hubiera descubierto. Corrí nevando, bajo la lluvia, con frío, con humedad. No corría mucho pero corría, y lo que corría … lo disfrutaba. No llevaba pulsómetro ni nada parecido, ¿qué era eso?. El reloj y gracias.

 

correrparadisfrutar_nictecillareflexiona

Fue al volver de Erasmus y pasar una época en mi casa, Murcia, cuando me di cuenta que había ganado un par de kilillos (¿por atiborrarme a pizzas y pasta, quizás? :P) y comencé a tener ansiedad, por lo que, animada por mi prima, comenzamos a correr de forma más habitual por mi ciudad como “nuestra terapia”. Correr con ella me motivaba un montón y al acabar, estirábamos y hablábamos de nuestras cosas. Nos quedábamos agustisimo y esa sensación recuerdo que era maravillosa. Disfrutaba el antes, el durante y el después.

correrparadisfrutar_nictecillareflexionaNos motivamos tanto que nos propusimos un objetivo: correr una carrera de 5k. Cómo no sabíamos ni qué distancia corríamos, yo compré un podómetro. Yo ni sabía que no medía en carrera y sólo andando jajaja 🙂 pero lo usamos de (mala) referencia. Hicimos un test pre-carrera y recuerdo que el podómetro marcó cómo 5k en más de 40′. Yo pensé que era super lenta pero que qué mas daba, me apetecía tantísimo correr la carrera …

Recuerdo esa primera carrera con tanto cariño. Los ánimos de la gente, sus cuestas, lo bien que me sentía … apreté mucho, lo reconozco. Me salió la vena competitiva que ni sabía que tenía, pero no dejé de disfrutar en ningún momento. Acabé en 30 minutos y me sentí pletórica.

Fue ese día, el 13 de Noviembre de 2011, cuando todo cambió. Me enganché oficialmente al running. 

Con el tiempo y conforme me voy conociendo, me he dado cuenta que me cuesta mucho respetar mi ritmo y poner límites, echar el freno.

¿Porqué os cuento esto? Porque quizás se me fue de las manos … En esta época mi chico estaba de Beca en Suecia durante todo un año, y me refugié en el Running y la vida sana como mi vía de escape. Me apuntaba a muchísimas carreras (sólo en 2012 corrí más de 30 carreras), me movía mucho en ese ambiente. Conocí a muchísima gente en Murcia que corría, recorrí toda la geografía murciana y disfruté en cada fiesta de pueblo al acabar cada carrera.

 

correrparadisfrutar_nictecillareflexiona

Ahora, cinco años después y viéndolo con perspectiva, considero que durante ese año quizás me excedí y fui demasiado exigente. No tenía a mi pareja cerca, me sentía algo sola y además, reforzaba tanto mi autoestima que me enganchaba.

Comencé a mejorar mucho, a conseguir una silueta bonita, a quedar de las primeras en mi categoría y ganar trofeillos, que me hacían mucha ilusión.

 

En 2013 empecé a trabajar en Madrid y el ritmo de carreras bajó mucho. Me costaba compaginar con el trabajo, un trabajo por turnos de mañanas, tardes y noches y que empezó a desgastar mi salud muchísimo. Aún así seguía haciendo malabares para llegar a todo, para cumplir carreras, gimnasio, recetas sanas. Me creía super woman.

Creo que la primera vez que me di cuenta que empecé a NO DISFRUTAR pero no quise verlo, fue cuando intenté correr el aniversario de esta primera carrera en mi tierra, el Cross de la Artillería, pero en 2014. Ese año, como los dos anteriores, quería repetir pero en la distancia más pro, la de 13k. En 2012 y 2013 la hice y me fue genial, pero en 2014… cuando llevaba un par de kms empecé a notar a mi corazón latir extraño, como demasiadas palpitaciones. A continuación me empezó a fallar la cabeza, las piernas. No estaba cansada físicamente pero creo que mentalmente, SI. Llevaba cansada demasiado tiempo.

No acabé la carrera pero no quise admitir que algo estaba fallando.

Aún así seguí corriendo por Madrid y apuntándome a carreras, muchas menos siendo consciente que trabajaba y no podía correr al mismo nivel de antes, pero algo cambió a partir de ese día. Mi cuerpo me estaba pidiendo a gritos que reseteara, pero yo no quería escucharle.

correrparadisfrutar_nictecillareflexiona

Seguí con mi vida frenética, con mil planes y cosas, en la que no me permitía bajar el ritmo. Me embarqué en liderar un proyecto en Madrid de chicas runners (Guerreras Running), para intentar transmitir mi pasión por el running, y entre muchas de ellas y yo llegamos a juntar a más de 150 personas corriendo por Madrid.

Me negaba a NO DISFRUTAR los momentos, pero estaba DEJANDO DE DISFRUTAR TODO, incluido lo que más me había dado los últimos años, el RUNNING.

Escribo esto y se me saltan las lágrimas, porque no os hacéis una idea de lo que el running me ayudó. Me dio fuerza, constancia, determinación, seguridad, valentía. Me hizo verme mejor fisicamente, me permitió creer en mí, en que podía con todo.

Estas malas sensaciones corriendo ya se repetían. Daba igual si era una carrera o si corría fuera de ella. Me volví demasiado exigente. Entrenaba con un objetivo de “tiempo X” y me machacaba si no llegaba. Y como con eso, con todo en  mi vida. Lo llevé al extremo. SE ME FUE DE LAS MANOS.

Mi última carrera fue la Media Maratón de Formentera el año pasado, en 2015. La acabé como pude y mi cabeza ya empezó a fallarme en el km 7. Tuve que andar muchísimos tramos y no estaba nada agusto corriendo. No tenía ninguna lesión. ERA MI CABEZA. ERA MI CUERPO. ERA MI SALUD. Ya estaba en las últimas.

El resto de la historia ya la sabéis, la cuento en esta serie de post.  

Desde Abril de 2015 mi cuerpo dijo STOP, y es ahora, un año y pico después, cuando empiezo a aprender a disfrutar del running OTRA VEZ.

Empiezo a reconciliarme con él con el único objetivo de DISFRUTAR.

Soy una tía positiva y se que todo pasa por algo. DE TODO SE APRENDE.

El 13 de Noviembre tengo la oportunidad de correr con mi ELI  y gracias al El Corte Inglés y RunAcademy, un 10k nada más ni menos que en ATENAS. Ya os lo contaba aquí. 

Correremos sin presiones, sin ritmos, sin agobios de tiempos. UNICA Y EXCLUSIVAMENTE PARA DISFRUTARLO.

Y por eso escribo este post, para que NUNCA NUNCA NUNCA  se me olvide como hacerlo. 

correrparadisfrutar_nictecillareflexiona

 

Total look de BOOMERANG.

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

3 comments

  1. Ai Sofi, cómo te entiendo…

    Para mí el running ha sido el refugio y la vía de escape, junto con escribir, que he tenido.

    Es una pena que hayas tenido que pasar por esas “malas” situaciones pero todo tiene un punto positivo, solo hay que cambiar la perspectiva con la que miramos las cosas.

    Has conseguido ser más fuerte y fiel a ti misma. Saber qué quieres, qué te hace feliz sin importar las voces ajenas y eso es fundamental, querida amiga.

    A veces perdemos el norte y el sur y acabamos metidas en un bucle que parece eterno y en realidad lo que necesitamos es ser sinceras con nosotras mismas para romper con las cadenas.

    Un beso y un abrazo enorme 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *