Mi juez interno

juezinterno_nictecillareflexiona

Lo que la gente percibe de ti es un pequeño porcentaje de tu realidad.
Cómo te muestras y qué te gustaría plasmar, es tan solo un espejismo de tu totalidad.
Y es que cada persona no recibe las cosas igual. Entre cada conexión existen infinidad de barreras invisibles que dificultan la comunicación, la fluidez, la razón.
Juicios, comparaciones, inseguridades, miedos, antiguas emociones, tus yos futuros, tus yos pasados.
Y es humano. Dicen que es normal. Dicen que es real. Estar donde no quieres estar. Sentir que no puedes avanzar. Sufrir duelos de moral. Atravesar momentos difíciles de superar.
Pasé mucho tiempo teniendo un juez interno que me exigía y me exigía. Ahora parece que somos amigos, o al menos conocidos.
¡Ni que no me hubiera acompañado toda la vida!
Aunque a veces me apriete demasiado, me asfixie e incluso me ahogue. Ahora soy consciente. Ahora se cuando debe parar, cuando debe dejar el perfeccionismo atrás, ese que me aleja de la realidad, ese que no me permite disfrutar.
Después de toda la vida exigiéndome más de lo que debería y podía soportar, ahora sé que lo único que quiero es …. b i e n e s t a r.

Gracias por leer ❤️

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *