Cómo empecé en el fitness

Paso por aquí para contaros un poquito de mí en este ámbito del fitness.

Llevo más de 5 años incluyendo en mi rutina deportiva las rutinas de fuerza y combinándola con otros deportes cómo running, bici, natación, senderismo… etc y creo que gracias a ello jamás me he lesionado de algo tan grave que haya provocado parar una larga temporada. Si es cierto que actualmente no practico estos deportes con tanta asiduidad o con objetivos concretos cómo cuando empecé, en 2010, que corría al menos una carrera popular al mes y preparaba distancias cómo media maratón o rutas por montaña más intensas, pero el fortalecer mi cuerpo, tanto si me he marcado objetivos concretos cómo cuándo no, siempre siempre me ha ayudado. Actualmente me encuentro en un momento de “pausa y disfrute” ya que después de 5 años de objetivos mi cuerpo me pedía a gritos esto.

Creo que es muy importante darle un respiro a la mente en lo que a “obligación y exigencia” se refiere. Antes no me daba cuenta y ahora es en lo que más cuidado llevo.

Todo lo que a continuación os voy a contar proviene de mi experiencia. Yo soy Ingeniera de profesión, por lo que todo lo que sé lo he aprendido con el tiempo… ¡y lo que me queda por aprender! Quizás me equivoque en algunas cosas, pero por ello siempre intento tomar referencias y consejos de gente profesional del sector.

* Nunca he tenido un preparador físico dedicado en lo que al fitness/rutinas de fuerza se refiere. Empecé en el gym con las típicas rutinas definidas por el monitor, aprendiendo higiene postural y principalmente con máquinas guiadas.
* No descarto en algún momento tenerlo, pero necesitaría una persona o una rutina muy flexible ya que mi rutina también lo es. De momento no he encontrado algo que se adapte de esta forma a mí y me pueda permitir económicamente.
* Una vez aprendí las posturas correctas y al menos estuve unos 3-4 meses realizando rutinas de gimnasio con máquinas, empecé a ver a algunas chicas hacer sentadillas con barra o algunos ejercicios que no requerían máquinas y parecían más divertidos, así que empecé a pedirle al monitor que los incluyera en la rutina.
* En este momento el monitor de gym disponible no estaba muy por la labor de crearme una rutina NO estándar (suele pasar) por lo que empecé a buscarlas por mi cuenta, a hablar con gente del gym, a dejarme aconsejar por chicos. Empecé a conocer muchas páginas de fitness cómo Fitness revolucionario, que me enganchó y de la que aprendí y sigo aprendiendo muchísimo.
* Empecé a entender las fases del fitness: Hipertrofia, Volumen, Definición… etc aunque no sabía muy bien qué es lo que quería para mi cuerpo así que comencé a probar con hipertrofia, que fue lo que muchos chicos me recomendaron ya que quería hacer crecer mi musculatura y para ello había que “romper fibras”.
* Empecé a probar los batidos de proteínas después de las sesiones pero no solía tomar más de 2 a la semana. Primero tomé proteina Whey y después tomé ISO, que según me aconsejaron era de mejor calidad. Notaba una mejor recuperación de los músculos pero poco a poco los fuí dejando porque, aunque eran muy cómodos de preparar y llevar, para mi gusto saben demasiado artificiales (al menos los que yo probé) y me he terminado decantando por productos naturales o proteína más natural. Pero bueno.. cómo todo en esta vida, quien no prueba no lo sabe 🙂
* Fui aprendiendo y poniendo en practica diferentes rutinas, cada vez con mayor peso libre y menos máquinas. Incluyendo inestabilidades, ejercicios con un solo apoyo, gomas, fitball, kettle bell… se abrió ante mi un universo fitness divertido. Probando con biseries y triseries, metiendo más peso y menos repeticiones, también con diferentes rutinas en modo de circuito, más orientadas a los WODs de Crossfit, donde se hacen todos los ejercicios seguidos… etc.
* Noto que me falta que aprender, sobre todo la finalidad y forma de hacer las rutinas, una explicación de sus resultados y beneficios, pero sólo se que me divierto haciendo ejercicios variados y que incluyan muchos elementos, además de que físicamente siempre noto cambios.
* Incluyendo el yoga en forma de estiramientos también he notado mucha mejoría de cara a ejercicios de musculación, que suelen acortar los músculos.

Mis conclusiones en base a mi experiencia con rutinas de fuerza

Moldean el cuerpo dándole formas nuevas y femeninas, lo que con el cardio es dificil de conseguir ya que la piel queda más flácida. En cada persona empezarán a verse resultados según su metabolismo, su genética, su tipo de cuerpo… etc. En mi caso cuando empecé tenía algún kilillo de más (acababa de volver de Erasmus, un año comiendo demasiadas pizzas y pasta jejeje) y el cambio fue muy lento. Al final es conocerte y aceptarte, con tus formas y con todo lo que vayas consiguiendo y te haga verte mejor. No uso el peso desde hace muuuuuuuuchiiiiiisimo, no sé que peso a no ser que me haga un reconocimiento.
Si mantienes la masa muscular y ganas peso, este peso se reparte de mejor forma en tu cuerpo, de tal forma que quede más firme. Yo ahora mismo tengo más peso que el año pasado, porque me lo noto en los pantalones, en el contorno de los tops… 😛 que me aprietan más, pero en el espejo no veo que los kilos se hayan repartido mal. Que puede que haya retenido en algunas zonas, sí, pero esta retención no suele ser tan flácida cómo antes y me mantengo más firme.
Fortaleces tu musculatura, lo que implica mejor preparación para hacer cardio, previene lesiones, mayor capacidad para tareas cotidianas como cargar peso de la compra, de los niños, de maletas o mochilas… etc. Yo me siento mucho más fuerte que nunca y no cambio esa sensación por nada. Además ha mejorado mi estabilidad y equilibrio, sobre todo al utilizar mancuernas con ejercicios de un sólo apoyo.
Alivio de dolores de espalda, cuello, piernas … sobre todo los típicos dolores de pasar varias horas sentada en horario de oficina o de estudio. A mí me duele el cuerpo de no ejercitarlo y es pasar una semana sin hacerlo y ya lo noto, es cómo que necesito engrasarlo. El sofá o la cama son muy cómodos (y muy necesarios), pero la vida sedentaria produce muchos muchos más dolores que la vida activa.

Liberación de endorfinas, capacidad de superación, sentir que eres una mujer fuerte y capaz. Después de terminar una rutina de fuerte me siento TAN PODEROSA… jejeje en serio, es una sensación increíble, sobre todo la de mezclarse con los chicos e incluso a veces… levantar más peso que ellos jejeje.

 

 

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *