Frío y calor

Nadie nos enseñó a esquivar los golpes

ni a permanecer inmóviles

ante el gélido choque de la caída.

Nadie nos avisó que el frío quema

y jamás te darás cuenta si no te arriesgas

si desconfías.

Nadie nos contó que la vida no es fácil

pero tampoco cómo en las películas.

Que lo que a veces tocas, no es sensible a la vista.

Que las heridas sanan, aunque no estén protegidas.

Que de lo que se siente

se aprende.

Que lo que se arriesga

no siempre se pierde.

Que la vida no es perfecta

pero es bella igualmente.

Y también fría,

y caliente.

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *