Escapada a Lozoya

Este fin de semana, tal cómo alguno@s pudisteis ver en mi Instagram, mi madre disputaba la Intermon Oxfam Trail Walker, una carrera de 100 km por la Sierra madrileña con un fin solidario, luchar contra la pobreza y el hambre. Por eso los equipos que participaban (4 corredores y 2 personas de apoyo) se habían comprometido previamente a conseguir donativos que Oxfam Intermón destinaría a más de 400 proyectos de cooperación, acción humanitaria, comercio justo y sensibilización, en 50 países.

lozoya_nictecillareflexiona

Formar parte de su equipo apoyo y asistirla en cada punto de control, animarla, apoyarla, motivarla y verla conseguir este objetivo tan ambicioso, fue toda una experiencia slow para mí.

Slow porque tuve que esperar nada más y nada menos que 25h34min para verla entrar en meta, porque en cada punto de control esperaba ansiosa su llegada y así quedarme calmada porque todo le fuera bien, y sobre todo muy slow por el paisaje tan bonito, natural y relajado que nos rodeaba en todo momento.

lozoya_nictecillareflexiona (18)

Con esto de la ansiedad, la paciencia es una de mis grandes asignaturas pendientes. Me cuesta MUCHO no anticiparme, mentalmente me veo mucho más débil que hace unos años, cuando yo también era capaz de correr o andar largas distancias viviendo cada paso sin pensar en nada más.

Con la ansiedad lo de ir “paso a paso” se hace muy cuesta arriba, y me resulta muy difícil  conseguirlo. Me suelo anticipar al final y no disfruto del proceso. Sin embargo el Sábado  acompañé a mi madre 13km y cuál fue mi sorpresa cuando éstos pasaron sin apenas darme cuenta. ¡Había disfrutado del camino! Apenas había pensado en el final y disfruté del paisaje y las sensaciones la mayor parte del tiempo 😀.

Pero bueno, paaaacienciiiia 😜 , si alguna vez la tuve, volverá. Lo que sí sé es que vivir esta experiencia desde fuera me ha recordado que yo también puedo, más que nada porque lo llevo en los genes.

lozoya_nictecillareflexiona (16)

En esta escapada, además de asistir a mi madre durante todo el Sábado y mañana del Domingo, pudimos disfrutar del pueblecito de Gargantilla de Lozoya el Viernes cuando llegamos, de su gastronomía y un alojamiento precioso, la Hospedería del Valle. 

Esta Hospedería está en lo alto del pueblecito y nos pareció una auténtica pasada. Son pequeños apartamentos con todo lo necesario para pasar unos días en medio de la naturaleza (cocina, habitación, baño y balconcitos).

No hice fotos de lo más importante, el apartamento, porque la verdad que el poco tiempo que lo disfrutamos fue para descansar y estaba un poco patas arriba, pero no quería quedarme sin compartir con vosotros las fotos de la Hospedería y que así os hagáis una idea de cómo son los apartamentos  (igual o MÁS bonitos aún si cabe). Cada detalle, ese olor a limpio y a naturaleza, esas preciosas vistas …

Sin duda volveremos :).

lozoya_nictecillareflexiona

 

Gracias por leer ❤️

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *