Ekotania: Un proyecto agroecológico

ekotania

Cuándo mis amigos de Entre Col y Col, mi frutería y verdulería en Madrid de cada Sábado, me preguntaron si quería visitar las plantaciones de Ekotania, sus principales proveedores… no cabía en mí de la emoción.

¡¡¡¡SI SI y SIIIIIIIII!!!!

Justo acabo de volver de la maravillosa excursión y quería plasmar por escrito lo antes posible la experiencia, para poder retenerla y recordarla siempre. Las sensaciones, lo que he aprendido, lo agradecida que me siento, las bonitas fotos que he disparado… ¡¡ha sido absolutamente alucinante!!

 

Quizás para muchas personas mi entusiasmo supondrá excesivo, pero hace ya tiempo que dejé de preocuparme por ello. Yo soy así, entusiasta por naturaleza :). Y de naturaleza y entusiasmo en su máximo esplendor es precisamente de lo que te rodeas si visitas Ekotania, en Cinco Casas (Ciudad Real). Soy una enamoradiza de los proyectos así: entusiastas, apasionados, humildes, cercanos… y Entre Col y Col lo es, por eso os lo conté en este post.

No dudaba un segundo acerca de que sus proveedores Ekotania serían una prolongación de ellos, y así ha sido. Personas tan cercanas, tan apasionadas, tan humildes y con tan buena energía, que para mí el que hayan compartido una parte de su conocimiento, de sus deliciosos platos, de su tiempo, con nosotros… me hace sentir muy especial y afortunada.

Me encanta aprender y me encanta todo lo que tenga que ver con el bienestar y la salud (física, mental y emocional), por lo que aprender de primera mano en qué consiste un proyecto de agricultura Ecológica, “tan de moda” últimamente, me ha abierto mucho la mente y me ha enseñado mucho también.

Creo que muchos de nosotros compramos productos “Ecológicos” sin conocimiento real de qué supone esta etiqueta, entre las que me incluía. Lo que falta es información, como en casi todo en esta Sociedad, pero por suerte si eres inquieto y te interesas, la obtienes. Yo hoy quiero contaros lo que aprendí sobre la Agricultura ecológica y creo que, sin volverme una talibán ni radicalizar, intentaré ser cada vez más consciente de lo que compro.

La etiqueta “ecológico” hace referencia a productos libres de residuos tóxicos persistentes procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes, pero no sólo eso, lo más importante de un producto 100% “ecológico”, es que en el proceso completo de producción, se haya respetado al máximo a la naturaleza y sus ciclos; que se la haya preservado por encima de todo y no se haya interferido en el ritmo de crecimiento, de maduración, de creación de la semilla … etc. Esto se consigue con alternativas naturales cómo plantas de albahaca o de tabaco a modo de “eco-pesticidas”, por ejemplo.

En las grandes producciones agrícolas, por el contrario, se utilizan semillas transgénicas que únicamente sirven para una única cosecha. Son semillas “de usar y tirar”, sin flor y sin capacidad de producir “simientes”. Los simientes son aquellos que cuándo la planta termina su proceso de producción del fruto y se seca, permiten que, una vez caen a la tierra, pueda volver a crecer una nueva planta y por lo tanto, una nueva vida. El ciclo natural que precisamente las producciones industriales “se cargan”.

 

Creo que si compramos frutas y verduras “supuestamente ecológicas” en grandes superficies, conviene informarse bien del proceso. Sobre todo por el esfuerzo que conlleva que algo sea ecológico y que quizás nos vendan el producto cómo tal, con un precio elevado, cuando encima no lo es.

Como en todos los tipos de producciones, no sólo la agrícola, este hecho da lugar a muchos debates… el “girar la cara” o “no querer saber”, uno de los grandes. Personalmente yo prefiero abogar por un consumo responsable, saber de donde viene todo y el esfuerzo que conlleva. Teniendo una capacidad económica normal, lo más sencillo para mí es hacer la compra semanal en el Mercado de Abastos, donde he encontrado los puestos que me dan esta confianza.

Consumo, además de una dieta basada primordialmente en verdura, fruta, semillas y legumbres, carnes y pescados. También los compro en el Mercado y es mi gesto de concienciación con estos procesos. Personas que se interesan por su producto y su calidad y te demuestran confianza. Te hablan de su producto con cariño, te contestan todas tus dudas, te aconsejan…etc. Cada vez intento interesarme más por “el qué hay detrás” y “de dónde viene”. En el caso de productos animales, entiendo que cuesta más, sobre todo si estás sensibilizado con ellos pero siempre los has consumido.

En Ekotania tienen plantaciones diferentes según la temporada y lo que requiera ese alimento. La huerta de Verano, la de Invierno…hoy paseamos por la de verano donde grandes Sandías, Melones, Remolachas, Pepinos, Tomates, Calabazas, Cebolletas y un laaargo etcétera de variedades de todas ellas, nos esperaban. Después de visitar la plantación, las maravillosas personas detrás de este proyecto nos han invitado a comer a una de sus casas, donde auténticos manjares veganos nos esperaban.

Cocas integrales de verduras, pisto, sobrasada de tomate, pan de pueblo, berenjenas y calabacines encurtidos, ensaladas variadas de Aperitivo, un arroz con verduras delicioso de plato fuerte y bolitas de zanahoria y coco, bizcocho de zanahoria y galletas “raw” de plátano de postre.

Salí de allí con una sensación tan bonita y enriquecedora que no podía esperar mucho para compartirla.

 

¡¡GRACIAS POR TODO Ekotania & Entre Col y Col Madrid!!

 

 

 

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *