Mi historia – Parte 3

Esta semana ha sido una semana buena, pero la anterior no lo fue tanto, y hoy os voy a contar porqué. Hoy os hablaré de ese tema tabú en España pero no en otros lugares, cómo por ejemplo EEUU, en el que quizás esté demasiado normalizado.

Si quieres ponerte en situación y leer de donde proviene todo esto, puedes leer este post y este post referentes a mi historia con la ansiedad.

El otro día mi chico y yo vimos la película de Side Effects cuya trama principal trata la historia de una chica que comienza un tratamiento de antidepresivos y empieza a sufrir efectos secundarios muy peculiares. Me impactó mucho ver cómo en EEUU el tratamiento con este tipo de fármacos están TAN normalizado que incluso los anuncian cómo quien anuncia un jarabe para la tos.

En cierto modo no está mal, ya que un antidepresivo, un ansiolitico o cualquier fármaco para trastornos mentales es algo de lo que no mucha gente habla y que no se anuncia NADA, pero sin embargo mucha más gente de la que jamás pensarías consume. Pero lo que según mi criterio no está bien es que esté tan normalizado, porque eso sólo denota que la gente cada vez se escucha menos y cuida menos su parte mental, su equilibrio, su ritmo.

“No pasa nada, total, cómo me puedo tomar este ansiolitico y se me pasa todo…”

Obviamente excluyo a todas esas personas que necesitan tomar este tipo de fármacos, entre las que me incluyo al principio de mi fase con este trastorno, así cómo aquellas personas con bipolaridad, esquizofrenia y similares o enfermedades o situaciones MUY duras y MUY difíciles de llevar, que les resulta complicadisimo hacerlo sin este apoyo… etc. Estos fármacos son cómo cualquier otro fármaco, y administrados con criterio y pautados correctamente por un profesional, para eso existen.

Sin embargo, la gente tiene MUCHO miedo de enfrentarse a sus peores sombras y muchas de ellas utilizan estos fármacos cómo un “apaga fuegos”. Sé que es muy difícil enfrentarse a uno mismo, lo sé porque lo he hecho y lo hago cada día con este trastorno, pero NO es imposible. Sólo requiere intención, tiempo, mucha fuerza de voluntad y constancia. Al final no es algo que no hagamos en otros ámbitos, cómo por ejemplo, el trabajo o la vida en general.

Hoy os contaré mi experiencia con el tratamiento para este trastorno, lo que he tomado y tomo, porqué y cómo.

Cuando sufrí mi primera crisis de ansiedad seria en Abril de 2015, tal y cómo os conté en este post , mi nivel de ansiedad era TAN alto, que ni tilas ni valerianas ni tratamientos naturales ni respiraciones ni yoga. Necesitaba algo que bajara mi ritmo mental de golpe, estaba fuera de control. Yo era reacia a tomar medicación, a ir al psiquiatra o al psicólogo…lo evitaba por todos los medios. Sólo quería seguir con mi vida, acostarme ese día y levantarme bien al día siguiente,que todo hubiera sido una pesadilla.

 

Pero no era así, y poco a poco lo fui asumiendo. Poco a poco entré en razón, ESCUCHÉ a mi familia, a mi pareja, a todas aquellas personas que aparecieron para apoyarme y a las que hoy les estoy ENORMEMENTE agradecida (y les estaré siempre).

Lo más duro fue encontrar un médico que me escuchara y me tratara cómo yo necesitaba, de forma pautada y con un seguimiento. Un trastorno es una enfermedad más, pero cómo hay tantas preguntas y tan pocas respuestas claras, no es cómo tener unas anginas, no sabes qué tienes que hacer, qué está bien, qué está mal, qué es lo normal …. todo era una duda y que un médico de cabecera no me escuchara más de 5 minutos sin recetarme un ansiolitico era una auténtica frustración.

Yo no quería tomar un ansiolitico y ya. Quería respuestas, quería un seguimiento, quería poder llevar el trastorno sin que se me fuera de las manos, quería aprender.En un primer momento probé varios médicos de cabecera de la medicina pública, y todos me recetaban ansioliticos sin mucho control. Ahora tómalos, ahora no. Ahora adaptate, ahora retíralo. Todos tratan estos trastornos cómo si te pasara algo reciente en tu vida que te estuviera provocando estar así, del tipo: “Te ha dejado el novio, te has quedado sin trabajo, tienes una época de estrés” … estas eran las típicas preguntas que todos me hacían en esos 5 minutos de cortesía. También me sentía cómo una especie de ratilla de laboratorio, ya que acertar con este tipo de fármacos es muy difícil, cada persona los tolera de forma totalmente diferente, y si a eso le añades un diagnóstico de 5 minutos, el resultado…. os lo podéis imaginar.

No estoy tomándola con ellos, ya que estos médicos tienen más citas en un día de las que pueden soportar, “gracias” a nuestra Sanidad. Sin embargo os digo que si queréis tratar vuestro trastorno de la forma que yo quería, sin hacer experimentos, con paciencia, de tal forma que sea lo que necesitáis. Que también podáis encontrar todas las respuestas, que podáis quedaros tranquilos y no sentiros unos bichos raros … lo mejor es acudir directamente a un ESPECIALISTA, en este caso, a un PSIQUIATRA.

Conseguí que un médico de cabecera me prescribiera a un psiquiatra de la sanidad pública, y digo conseguí porque no es algo fácil. Siempre intentan darte ansiolíticos y “quitarte de en medio”, al menos los que yo visité. Sin embargo el psiquiatra  no me daban cita hasta dentro de 3 meses…. y yo no podía seguir así.

Fue entonces cuando mi madre me “volvió a dar la chapa” (te quiero mamá :P) y decidí pagar para que me curaran. Sería una inversión hacia mi salud, por lo que no creo que pueda existir una inversión mejor.

Sin duda esto fue lo mejor que pude hacer, acudir a un psiquiatra especialista en trastornos de ansiedad o depresión, en personas de mi edad y que me escuchó una hora completa. Fue un auténtico gustazo poder hacerlo y un tremendo alivio. El psiquiatra, mi psiquiatra, me explicó todas las dudas que le preguntaba, me hizo ver este trastorno cómo algo normal, consiguió que lo normalizara y empezamos a tratarlo cómo tal.

Me diagnosticó un trastorno ansioso-depresivo, ya que la depresión y la ansiedad están separadas por un hilo muy muy fino y normalmente los síntomas de una y otra se mezclan.

Me explicó que por los síntomas que le contaba, posiblemente mi neurotransmisor de la serotonina había dejado de funcionar correctamente.

En el sistema nervioso central, se cree que la serotonina representa un papel importante como neurotransmisor, en la inhibición de la ira, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño, el vómito y el apetito . Estas inhibiciones están relacionadas directamente con síntomas de depresión o ansiedad.

Además de esto, la serotonina es también un mediador periférico de la señal y se encuentra abundantemente en el tracto gastrointestinal (cerca del 90%), principal almacén son las plaquetas en la circulación sanguínea.

 

Y digo posiblemente porque el área de psiquiatría me parece un área TAN difícil y TAN compleja, que admiro enormemente a todos las personas que se dedican a ella. Acertar con estos tipos de tratamientos, que cada persona tolera de una forma y con TANTOS posibles efectos secundarios, tiene un mérito increíble.

Mi psiquiatra es cómo deberían ser todos, muy muy cercano. Además de prescribir una medicación, te escucha y te asesora, te explica, te anima, te ayuda. Hace la parte de psicólogo y la parte médica.

Según mi situación en Abril 2015, lo primero que necesitaba era bajar mi nivel altísimo de ansiedad. Empecé con ansioliticos pautados por él, que a la larga iríamos quitando por su nivel de dependencia. Sí, los ansioliticos no es cómo tomar aspirinas y crean dependencia. Sin embargo, si son necesarios y son administrados y pautados correctamente, son tan válidos cómo cualquier otro medicamento.

Mi tratamiento fue tomar ansioliticos y progresivamente irlos quitando para introducir en su lugar los antidepresivos.

Y aquí llegamos a otro tema super tabú, estigmatizado… etc etc. Los antidepresivos no los toman las personas débiles, las personas que quieren reírse a todas horas y pasar de todo, al revés. Yo empecé a tomar antidepresivos para poder enfrentarme a mí en una terapia de forma menos dolorosa, para trabajar en mi trastorno y mejorar sin hacerme más daño del que ya me hacía.

Y así fue cómo conseguí dejar los ansiolíticos e introducir los antidepresivos en mi vida, y cómo a día de hoy he cumplido el tratamiento y ya los estoy dejando. Cuando os contaba en este post que me habían dado el alta , lo que ello significaba es que mi psiquiatra me ha empezado a retirar progresivamente estos antidepresivos. Y cuando al principio de este post os contaba que la semana pasada fue una semana dura, lo que ello significa es que tanto adaptarse a un ansiolitico cómo a un antidepresivo puede tener muchos efectos secundarios molestos, así cómo retirarlo.

Pero bueno, yo estoy mentalizada y se que es el poquito que me queda por hacer, además de continuar con mi terapia que cada vez es menos dolorosa y más fructífera.

 

Sin duda todo este proceso de adaptación y retirada no es sino un GRAN ESFUERZO para mejorar mi calidad de vida PARA SIEMPRE.

Continuará . . .

 


Información basada en mi experiencia personal.

Fotos extraídas de Pinterest. 

Para cualquier dato más concreto, podéis escribirme a nictecilla@gmail.com 🙂

 

¡Gracias por leer!

¡COMPARTIR ES VIVIR!

También te puede interesar ...

8 comments

  1. Hola! He dado contigo a través del instagram!! Me ha sorprendido leer tu historia porque normalmente nadie habla de estos temas y suelen ser tabú, de hecho, te sientes una persona rara.

    Hace poco tuve mi primera crisis de ansiedad, no necesité medicación aunque me la aconsejaron, pero digamos que tenía la mente medianamente abierta para ir controlándolo. Llevo un mes y medio, casi dos, en tratamiento psicológico, y aunque está siendo muy duro, voy a poco a poco mejorando y gestionándolo.

    Es increíble como esta enfermedad se apodera de nosotros, no es necesario un motivo claro, de hecho, el año pasado me pasaron varias cosas malas y salí adelante, y ahora, sin nada malo aparentemente salvo mucho estrés, me dió esto… La ansiedad es dura, para mí ha sido muy difícil ver que quizá algo que se me había metido en la cabeza (síntomas de dolores, acúfenos,…) no era real, o que las taquicardias no era un problema de mi cuerpo sino algo que yo estaba produciendo y yo podía controlar.

    Aunque esto suene fatal, me alegra saber que hay más personas con esto yque salen adelante, que eres una chica super normal y muy genial! Y me encanta porque en esos momentos he sentido verdadero miedo (pánico!) a dejar de ser yo, a no poder llevar una vida normal, que esto se alargara en el tiempo para siempre o incluso a volverme loca…

    Gracias por compartir tu experiencia, servirme de desahogo y sobre todo de apoyo!

    Muchísimo ánimo preciosa!

    1. Hola preciosa! no he podido sentirme más identificada contigo y con todo lo que me cuentas… sé que no se habla de esto, por eso, porque me cansé de ocultarme, decidí soltarlo todo. La terapia me ha ayudado y me ayuda mucho a esto, a sentirme más libre y más yo misma. La ansiedad es tal cual la describes, cuando aparece no puedes creer que todos esos síntomas te los estés causando tú misma y encima no puedas controlarlos. Es cómo irreal, pero lo es. El cuerpo es super listo y cuando bajas el ritmo y estás mejor y más estable, es cuando todas estas cosas suelen salir a la luz.. a mí también me pasó así, todo en mi vida estaba bien y entonces fue cuando mi cuerpo dijo: ahora es mi momento. También tenía mucho estrés acumulado sin yo darme cuenta, claro, por cómo tu dices, querer acaparar demasiado y querer hacer todo demasiado perfecto, y eso no hizo más que agravar el nivel de ansiedad. Si de momento sin medicación lo estás controlando es muy buena señal!!!! yo no podía y necesité esa ayuda! Y no te preocupes que para nada suena mal, te entiendo perfectamente!!!! te sientes “mejor” sabiendo que no estás sola en esto, y así me sentí yo cuando empecé a contarlo y muchas personas salieron en mi apoyo con casos parecidos!!! para eso deben estar las personas, para ayudarse y apoyarse en estas cosas, para conectar.. no únicamente lo “guay” y lo “superficial”… realmente con este proceso también me he dado cuenta de a qué tipo de personas quiero en mi vida, así que mira, al final me estoy llevando muchas cosas buenas de todo esto!!!!

      Respecto a vida normal o no, ¿quién tiene una vida normal?.. cómo te digo mucha gente disfraza sus vidas y sus problemas aparentando ser normal y no lo es. Si lo que te preguntas es si la ansiedad te va a permitir llevar una vida en paz y con bienestar, ¡claro que sí! llevará su proceso y lo aprenderás con tu terapeuta, pero no dudo que lo conseguirás!!!!! si yo estoy pudiendo todo el mundo puede!!! ÁNIMO !! y para cualquier cosilla más personal… tienes mi mail!!! un besote

  2. Que fuerte nictecilla! Acabo de leer tu parte 1 sobre la ansiedad y a mí me ha pasado más o menos lo mismo!!!

    Desde hace años vivo más en el futuro que en el presente, tenía ansiedad generalizada pero nunca había tenido un ataque ni taquicardias ni nada… Hasta que hace unos meses en el campo laboral y formativo empecé a meterme en más cosas de las que podía abarcar, y quería ir a por todo, como dices, no medía mis fuerzas y a darme cuenta de que suelo obsesionarme con las cosas de trabajo siendo tan exigente y perfeccionista… Hasta que se me fue de las manos un día normal y corriente, sin esperarlo ni venir a cuento, hace mes y medio…

  3. Solo decirte, que me encanta tu cuadro de lo que depende de ti y lo que no, y ya sabes, las acciones/palabras/consecuencias/sentimientos de los demás no son personales contra ti, es que los demás somos así. Y solo recordarte invierte energía en aquellas cosas/personas que te devuelven la energía invertida.
    Y que eres una campeona, y que con esfuerzo y trabajo esto de la ansiedad será una historia del pasado de la que habrás aprendido mucho y que te permitirá enseñar y compartir cosas.
    Besitos y te veo pronto!!!!

  4. Muchas gracias nictecilla! A mí me está costando mucho… He tenido suerte de dar con una psicóloga con la que tengo muy buen feedback y estoy tirando de terapia, estoy mejor, pero puff, aún me queda mucho trabajo y esfuerzo por hacer!

    Me apunto tu blog. que por cierto te felicito porque está genial, mucho ánimo y sigue así que además somos paisanas!! Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *